Seguidores

lunes, 23 de abril de 2012

Los amores de verano terminan por todo tipo de razones, pero al fin y al cabo todos tienen algo en comun: son estrellas fugaces. Un espectacular momento de luz celestial, una esfimera luz de la eternidad que en un instante se van. El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma y nos hace inspirar a más, nos enciende el corazón y nos trae paz a la mente. Eso es lo que tu me has dado y lo que esperaba darte siempre. Te quiero y ya nos veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario